Depuración

El hígado es uno de los principales órganos de detoxificación. Algunas toxinas pueden eliminarse directamente a través de los distintos componentes que conforman los órganos de depuración, pero la gran mayoría deben pasar por el hígado para filtrar y transformar dichas toxinas en elementos más fácilmente eliminables.

Con la depuración, conseguimos que las toxinas que se encuentran almacenadas en los tejidos grasos, se movilicen y de esta forma pueden pasar primero a la sangre y luego al hígado donde se activarán los sistemas de transformación y eliminación para desechar estos productos tóxicos. Apoyar la función hepática para que estos sistemas no se agoten y puedan cumplir su función depuradora mientras dura el programa de detoxificación, es fundamental para una buena “limpieza del organismo”.

Algunos consejos para depurar el organismo:

  • Los caldos vegetales resultan muy apropiados para una cura depurativa. Ponga a hervir 3 ramas de apio, 1 cebolla, 3 hojas de col y un manojode perejil en un litro de agua sin sal y deje cocer durante 30 minutos. Cuele y aderece con un poco de zumo de limón. Bébalo a lo largo de día.
  • Opte por las verduras y frutas orgánicas y consuma alimentos integrales. En general, aportan vitaminas, minerales y antioxidantes que activan los sistemas de detoxificación hepático.
  • Beba de 6 a 8 vasos de agua filtrada a diario.
  • Evite alimentos que aporten un exceso de grasa como son los embutidos y las carnes rojas puesto que dificultan la depuración natural del propio organismo.
  • Nada de alcohol. Recuerde que entorpece el trabajo de los órganos encargados de la depuración.
  • Realizar 30 minutos de ejercicio cardiovascular fomenta la detoxificación a través de la respiración y la sudoración, además de promover la movilización de las toxinas del tejido graso.
  • Sesiones de sauna de 10-15 minutos al día facilita la detoxificación.
  • Algunas plantas y nutrientes aportan beneficios a la función hepática, a la actividad diurética y la estimulación del flujo biliar para un apoyo detoxificador. Plantas como el Cardo marianola Remolacha, el Rábano negro, el Diente de león, la Alcachofera, el Trébol rojo, la Cúrcuma, la Panoja de maíz, el Nogal, o el Cardo bendito, entre otras, son tradicionalmente utilizadas con esta finalidad.
  • En los programas de detoxificación además de los antioxidantes procedentes de la dieta, se pueden requerir suplementos que protejan a los sistemas de depuración de la acción de las toxinas. Entre los antioxidantes más eficaces se encuentran el ácido alpha-lipoico, el glutatión o la vitamina E, entre otros.
  • Aumente el consumo de fibra ya que para una adecuada depuración es esencial mantener un intestino sano. La ingesta de fibra, tal como la que procede de las cáscaras de las semillas de Plantago y el consumo de probióticos pueden ser de gran ayuda para depurar el intestino ya que mejoran el tránsito intestinal y refuerzan su función barrera, lo que nos ayudará a eliminar los productos de desecho y a evitar la posible entrada de toxinas en el organismo.