menopausia

A partir de los 40 años los niveles de estrógenos y progesterona en la mujer van decreciendo y se van sufriendo cambios hormonales.
La definición de menopausia es la cesación de la menstruación durante 6-12 meses que ocurre normalmente entre los 45-55 años, no obstante, hay casos en los que esta cesación de menstruación se da entre los 35-45 años. Puede ser inducida a cualquier edad debido a extirpaciones quirúrgicas, irradiación de los ovarios o quimioterapia.
Muchas mujeres atraviesan la menopausia sin experimentar cambios significativos o notables mientras otras experimentan sofocos, nerviosismo, depresión, insomnio, irritabilidad, menstruaciones irregulares, disminución de la libido, sequedad vaginal, flujo vaginal fino, disuria, falta de concentración y memoria, cambios de humor, infecciones de vejiga, incontinencia urinaria, y palpitaciones.

¿Qué podemos hacer para que la transición sea positiva?

Apoyo nutricional: Una deficiencia de calcio puede incrementar el riesgo de problemas cardiacos y osteoporosis. Una deficiencia de magnesio puede incrementar sofocos, sequedad vaginal y desmineralización ósea anormal. El magnesio es también necesario para la absorción del calcio y el incremento de la densidad ósea. Es importante reducir al máximo alimentos que causan pérdida de calcio como las bebidas alcohólicas, alimentos con un contenido de sal alto, proteínas animales, bebidas carbonatadas y con cafeína, alimentos refinados y con alto contenido en azúcar. Por lo tanto, es importante incrementar la ingesta de alimentos que contengan calcio y magnesio: Vegetales de hoja verde, Col rizada, Brécol, Apio, Algas, Salmón, Ostras, Sardinas, Semillas de Sésamo, Frutos secos, Legumbres, Productos de soja, Cereales integrales, Dátiles, Higos, Pasas, Avellanas, Yogurt (si se tolera bien).

Muchos de estos alimentos incrementan la Vitamina K la cual reduce la desmineralización de los huesos, la Vitamina C, factor esencial en el metabolismo del colágeno para mantener la masa ósea, el Zinc, el cual a menudo es deficiente en pacientes con osteoporosis. También contienen importantes cantidades de Magnesio y Boro que se utilizan para la mineralización ósea.

Fitoestrógenos: Fitoestrógenos son fuentes de estrógenos provenientes de plantas. Actúan regulando los niveles hormonales aliviando así muchas molestias de la menopausia como pueden ser los sofocos. Las isoflavonas extraídas de la Soja y el Trébol Rojo son los fitoestrógenos más importantes. Estudios demuestran que 60 mg. diarios de isoflavonas tienen resultados muy positivos.

Plantas: Existen plantas que pueden ayudar a regular los desequilibrios hormonales y pueden actuar como tónicos sobre el aparato reproductor femenino. Entre ellas destacan las siguientes: Raíz de culebra (Cimifuga Racemosa), Sauzgatillo (Vitex Agnus Castus), Dong Quai (Angelica Sinensis) , Dioscorea Villosa, Diente de León (Taraxacum Officinale).

Hábitos saludables para saltarnos “LAS REGLAS”

1- Fuera los malos humos: Se ha comprobado que la aparición de la menopausia es más temprana en las mujeres fumadoras. Evita el tabaco, tu cuerpo te loagradecerá.

2- Ponte las pilas: Practica alguna actividad física para hacer trabajar al corazón, mantener en forma tus articulaciones y tus huesos. El ejercicio físico te ayudará a sentirte fuerte, te dará seguridad, energía y te sentirás mejor contigo misma. No hace falta que te apuntes al gimnasio, ejercicios cotidianos como un largo paseo pueden ayudarte a encontrarte más ágil y contenta.

3- Rico pero con fundamento: Una alimentación equilibrada basada en hortalizas, cereales, legumbres, frutas, aceite de oliva y pescado es fundamental para mantener una buena salud.

4- Ponte firme: Cuida tus huesos, no te olvides que son la percha de tu cuerpo. Lo mejor prevenir antes de curar. Una alimentación rica en calcio, magnesio y en vitamina D te ayudará a prevenir la osteoporosis o retrasar su aparición.

5- Sofocos los justos: El consumo de alcohol, las comidas picantes, exceso de ropa y situaciones de stress pueden provocar oleadas de calor y sofocaciones. Saber cuales son las causas que te provocan los temidos sofocos te ayudará a evitarlos o sobrellevarlos con más comodidad.

6- Habla de forma natural: La menopausia no es más que una etapa de la vida y no hay que avergonzarse de ella. Habla con naturalidad y te sentirás más comprendida y aliviada. Acude a tu ginecólogo y pregunta todo lo que necesites saber.

7- Sacúdete las tensiones: Tener la mente y el cuerpo sano y en equilibrio es algo que ofrece bienestar físico, emocional y mental. Para conseguir esto es fundamental aprender a relajarse y dejar las tensiones de lado. Hay muchas técnicas para conseguirlo como por ejemplo el yoga. Elige la tuya.

8- Ahora me toca a mí: Siempre pensando en los demás y posponiendo tus inquietudes. Empieza a preguntarte que quieres hacer y no lo dejes para más adelante.

9- Ponte sería y ríete incluso de ti: El sentido del humor es una de las mejores terapias para la salud. Ríete todo lo que puedas.